jueves, 17 de abril de 2008

¿Discusión seria o deseo de crear una tormenta en un vaso de agua?


El 14.408, Marcela Gereda escribió, en El Periódico, un artículo que creó polémica. Hasta hoy, 17.04.08, ha generado 435 respuestas a la página electrónica de ese diario, casi todas negativas.
¿Por qué? Porque la Srita. Gereda picó -literalmente- el avispero.
Veamos el artículo por partes:
En primer lugar, la Srita. Gereda relaciona la disparidad entre la riqueza que vio en la entrada al Colegio Americano con la miseria que se ve -abundantemente- en nuestro país. Ella se pregunta las causas. Yo creo que las respuestas le son conocidas, viniendo del mundo acomodado y habiendo disfrutado de la excelente educación de élite que ella tuvo: mayas, conquista, criollos, tierra, reforma "liberal", terratenientes, país plantación, EE.UU., intervención, guerrilla, Cuba, contrainsurgencia, elecciones.
Luego, ella escribe sobre "el despilfarro" y "la competencia" entre las personas que acuden al mencionado colegio en automóviles blindados. Resulta ilógico pensar que las personas deseen rodearse de un ejército de elementos de seguridad -hasta para ir al baño- y transportarse en carro blindado para andar a la moda, como insinúa Gereda...
Para más inri, Gereda realiza 3 juicios sobre la institución y los disfraza de "hechos": la supuesta carencia de enseñanza sobre la realidad guatemalteca -ejemplificando este punto con la república bananera, el conflicto armado y la intervención yanqui-, la supuesta indiferencia al entorno social y, por último, su encuentro con una muchacha egresada del CAG que carecía del más mínimo concepto sobre la realidad social guatemalteca. A estos tres puntos, le indicaría a la autora que, en general, la enseñanza en el CAG es completa y ecléctica y que sí se estudian la república bananera, el conflicto armado y la intervención yanqui y cubana. Asimismo, el entorno social se analiza y "airheads" -como la niña con la que platicó de los "inditos"- los hay en todas partes...
Luego, hace otro -extremo- juicio de la institución al decir "ojalá que los niños puedan relacionarse como niños y no como categorías, que sepan desprenderse de los modelos de exclusión que ahí les enseñan..." Esta es una crítica durísima, ya que implica que el CAG enseña a sus alumnos modelos de exclusión. Nada podría estar más lejos de la realidad: al contrario, el CAG trata de inculcar modelos de inclusión. Muy por aparte se encuentra que algunos estudiantes, tanto de ese centro como de otros, no acepten la inclusión, puesto que ésta se encuentra en contraposición al conjunto de valores que les son enseñados en su entorno familiar y social inmediato.

Lo que Gereda inició como un discurso contra la extrema desigualdad social y económica de nuestra sociedad terminó muy feo: haciendo juicios de valor sobre asuntos de los que, obviamente, no sabe nada, como son la educación y la metodología utilizada por el Colegio Americano de Guatemala.
El torrente de respuestas que generó el artículo por ella escrito no se hizo esperar: recibió comentarios que van desde los soeces e irrespetuosos hasta los corteses y hasta cariñosos, de personas que obviamente le tienen estima.
El peso de la opinión pública, expresada en este caso por personas de todas las edades que tienen interés en el tema, hizo que "El Periódico", como medio, publicara un editorial indicando que las columnas de opinión con firma son responsabilidad exclusiva de sus autores, por lo que Gereda es responsable de sus opiniones.
Después de la tormenda, la calma: Gereda ha mantenido un prudente silencio. Inicialmente, agradeció "hasta las madreadas", pero luego, cerró el pico. Inteligente. Espero que reconozca sus errores de juicio y apreciación y que no se pelee con personas que, indudablemente, forman parte de sus lectores.

Srita Gereda: Aunque lo que escribió contra el Colegio Americano la haga temporalmente "popular" entre las huestes "solidarias", debería tratar de refrenarse un poco. La alta burguesía guatemalteca es su hábitat natural y, quiéralo o no, con ellos deberá relacionarse y entre ellos vivirá. Esa es su vida. Puede ser "progre" sin ofender personalmente a nadie.

Recuerde: La única alternativa que tiene nuestro país es construir una nación incluyente con lugar para todos (enfatizando en todos). La "discriminación reversa" no debería entrar en nuestros planes.

1 comentario:

Eddy Paredes dijo...

Muy buena su crítica. Como estudiante graduado del Programa de Bachillerato Avanzado que ofrece el CAG, me sorprendió muchísimo que la Srita. Gereda no se tomara la molestia de investigar antes de hacer tremendas aseveraciones sobre dicha institución educativa. No sólo la élite salió a defender al Colegio, sino también muchas personas que como yo, gracias a la ayuda que ofrece, hemos tenido la oportunidad de superarnos personal, académica y profesionalmente. Eso de culpar al rico por la situación del pobre ya pasó de moda... En todo caso, no sólo el rico debe tener consciencia social de nuestros problemas nacionales, sino cada uno de los ciudadanos. Así, no estaríamos pasándonos la chibolita unos a otros, sino que por el contrario, todos estaríamos colaborando para mejorar la situación de nuestra tierra y nuestra gente.